Operación anti polvorón

¿Sabías que, de media en España, cada persona engorda unos 3 kilos durante las fiestas de Navidad?

Nos hemos comido la Navidad

La problemática gira en torno a la grasa, el dulce y el alcohol; siendo este último al que debemos prestar más atención. Y el problema principal radica en dos puntos clave:

En primer lugar, lo comemos y bebemos todo junto y en dosis altas, dinamitando cualquier dieta. Y en segundo, lo que antes nos limitábamos a hacer los días 24, 25, 31 de diciembre y 1, 5 y 6 de enero, ahora lo hacemos aproximadamente desde el 25 de noviembre, Día de Acción de Gracias. Y claro, de 6 días se pasa a permanecer casi dos meses generando un superávit calórico, tan desmesurado, que termina por producir una inflamación generalizada en el organismo, aumentando el porcentaje graso.

Además, las comidas copiosas con mucha sal junto con bebidas carbonatadas y alcohólicas provocan retención de líquidos y empeoran el pronóstico, dificultando la posterior detoxificación y pérdida de los kilos ganados.

baked-turkey-christmas-dinner-the-christmas-table-is-served-with-turkey-decorated-with-bright-tinsel-and-candles-fried-chicken-table-family-dinner-top-view

Por todos es sabido que la tendencia a engordar durante las navidades es cada vez más notoria. Lo que seguramente no sabías es que los españoles tendemos a comernos – literalmente- la Navidad. Según un estudio realizado por el grupo NC Salud durante 5 años a una muestra de 200.000 españoles, en estas fiestas se ganan de 3 a 5 kilos de media, como consecuencia de los excesos que cometemos.

Además de matricularte en el gimnasio, los primeros meses del año cuídate también por dentro

 Después de saber lo que solemos engordar, no sorprende a nadie que los meses de enero y febrero sean los meses en que se abren más matrículas de gimnasio y se planean más excursiones y caminatas, para empezar con buen pie el nuevo año. Lamentablemente, para muchas personas perder ese exceso de grasa o esos kilos de más, será mucho más complicado que para otras. Por norma general, cuantos más kilos nos sobren, más fácilmente los tendemos a perder.

sportswoman-in-sportswear-training-in-gym

Libérate de las toxinas

Además de comenzar el año realizando ejercicio físico, controlado y de manera frecuente (ir un día cada semana y media, no va a generarnos un hábito ni generará un cambio en nuestro aspecto físico), hay que tener en cuenta que nuestro organismo ha estado ingiriendo cantidades ingentes de comida y bebida y que, tal vez, nuestro hígado y resto de órganos encargados de detoxificar (eliminar toxinas) el organismo, puedan necesitar una ayuda extra.

La mayoría de las toxinas que consumimos como consecuencia de una mala alimentación o de otras sustancias perjudiciales para el organismo van a parar al hígado, como órgano encargado de la detoxificación de las mismas. Otros órganos que pueden verse afectados son los pulmones, el intestino, los riñones o incluso la propia piel.

Lo más complicado será eliminar la grasa acumulada

La grasa acumulada suele corresponder a un exceso de peso y para perder peso es necesario crear un déficit calórico. En otras palabras, necesitas comer menos de lo que tu cuerpo necesita para mantener tu peso actual.

Pero, antes de comenzar con dietas milagro o extremas sacadas de cualquier buscador de internet, sigue leyendo.

girl-granola-honey-blue-white-natural

La dieta extrema funciona para perder peso, pero no tanto para perder grasa. La razón es que una dieta restringida en calorías es una forma de inanición, al menos nuestro cuerpo lo registra de esa manera, por eso tenderá a seguir almacenando la poca grasa que ingieras, y a “quemar músculo” para obtener la energía que necesita.

Después de semanas a dieta, tu peso corporal disminuirá significativamente, pero es muy probable que termines luciendo aún peor. Perderás gran parte del músculo que tanto te costó ganar y mucho líquido, mientras que la mayor parte de la grasa permanecerá, especialmente alrededor de la cintura.

Para contrarrestar eso, debes tener en cuenta 3 puntos clave:
  1. Restringe tus calorías, pero solo alrededor del 20% e intenta que tu dieta sea rica en proteínas, de esa manera tu cuerpo no necesitará quemar músculo para obtener los nutrientes que necesita.
  2. Realiza ejercicio físico, no importa la intensidad, pero hazlo de forma regular.
  3. Ayuda a tu cuerpo con nuestros productos Trevita, a detoxificarse y a quemar la grasa acumulada.

 

Deja una respuesta