Estreñimiento Ocasional

Quítate un peso de encima

El estreñimiento es uno de los motivos de consulta más frecuente en las oficinas de farmacia. Cualquier persona, de cualquier edad, puede sufrir episodios temporales de estreñimiento, que suelen coincidir con cambios en la dieta, estrés, viajes y suele ser de corta duración.

El estreñimiento no es una enfermedad en sí misma, sino que se refiere a la frecuencia de las deposiciones, que será diferente para cada persona; en muchos pacientes se manifiesta en forma de heces duras o pequeñas que requieren un gran esfuerzo en la evacuación. El número de deposiciones que se considera normal oscila entre tres a la semana y tres al día.

Algunas de las causas que pueden provocar el estreñimiento de corta duración pueden ser:

  • Embarazo
  • Uso de ciertos medicamentos, como antidepresivos, analgésicos…
  • Envejecimiento. Los adultos de más de 65 años son más susceptibles de sufrirlo
  • Cirugía
  • Hábitos dietéticos inadecuados, (falta de fibra en la dieta)

¿Qué síntomas produce?

Normalmente, son fácilmente identificables, como sensación de evacuación incompleta, dolor asociado a movimientos intestinales, o síntomas como sensación de plenitud o vientre hinchado.

¿Qué puedo hacer para prevenirlo?

  • Incorporar a la dieta frutas con piel y verduras (crudas) y alimentos con fibra (cereales).
  • Introducir o aumentar la actividad física diaria. Puede ser suficiente un paseo diario de 30 minutos a buen ritmo.
  • Mantener una adecuada hidratación, bebiendo agua durante y entre las comidas (en torno a 1,5 L de agua al día).
  • «Educar» al intestino, fijando un momento al día para ir al baño, durante el cual se pueda estar tranquilo y no pasar por alto el impulso de defecar, cuando éste se presente.

El estreñimiento ocasional desaparece al cabo de unos días. Si persiste tras cambiar ciertos hábitos dietéticos, consulta con tu farmacéutico para que te recomiende el laxante más adecuado.

¿Qué hacer ante un estreñimiento persistente?

El estreñimiento debería desaparecer por sí solo al cabo de unos días. Si se han llevado a cabo las recomendaciones dietéticas anteriores y esto no ocurre, se puede recurrir al uso de laxantes.

Los laxantes más habituales son:

  • Formadores de masa. Añaden fibra a las heces para que sean más grandes y se estimule el intestino; su uso debe ir acompañado de agua. Plantago Ovata.
  • Lubricantes. Hacen que las heces sean más resbaladizas. Supositorios de glicerina.
  • Ablandadores de heces. Mezclan líquido en las heces para que sea más fácil expulsarlas.
  • Osmóticos. Introducen agua y suavizan las heces. Lactulosa.
  • Estimulantes. Los más fuertes y de uso más restringido. Obligan al intestino a contraerse para expulsar las heces. Su uso prolongado puede hacer que el intestino se ralentiza y se “olvide” de trabajar solo. Bisacodilo.

En tu farmacia tienes un equipo de profesionales dispuesto a ayudarte, pero si con estas recomendaciones el estreñimiento no remite, quizás haya llegado el momento de acudir al médico.

Deja una respuesta