¿Por qué en verano salen más pecas?

En verano, la exposición al aire libre y a los rayos solares es mucho mayor. La piel pone en marcha sus mecanismos de defensa y uno de ellos es la aparición de pecas.

Las pecas son puntos de color oscuro y tamaño variable que aparecen en la piel , y son más frecuentes en las zonas donde recibimos mayor radiación solar: rostro, manos y hombros.

Un 10% de las células cutáneas son melanocitos, y en su interior producen un pigmento llamado melanina, que absorbe la radiación ultravioleta de la luz solar protegiendo los tejidos cutáneos.

Las células adyacentes a los melanocitos asimilan la melanina oscureciendo la piel y dotándola del característico color del bronceado.

Algunas pieles no producen suficiente melanina para oscurecer todo el cuerpo de forma uniforme, lo que da como resultado la acumulación de pigmento en pequeñas áreas que reciben el nombre de pecas o melasmas. Las pieles muy blancas, como la de los pelirrojos, son más propensas a tener pecas, de la misma manera que se queman con facilidad con la exposición al sol.

También son más habituales en los niños y adolescentes que en las personas adultas, en mujeres más que en hombres y en verano más que en invierno.

No son peligrosas ni causan problemas, pero debemos cuidar la piel si queremos controlar su aparición. Son una indicador de que nuestra piel es más sensible a la radiación solar y por tanto, debemos tener especial cuidado.

Protegerse es primordial

Las pecas, igual que el bronceado, aparecen con la exposición al sol. Por eso, si quieres minimizarlas, utiliza un factor de protección solar muy alto y no te olvides de reponerlo cada 2h si continúas la exposición al sol.

Además de la crema solar, para una protección extra, hay multitud de accesorios a los que puedes recurrir. Un sombrero de ala grande le da sombra al rostro para que no esté expuesto directamente al sol. Además, con unas gafas de sol grandes añades otra barrera más que protege parte de la cara y los ojos. Llévalos en la playa, en la piscina e incluso cuando salgas a dar paseos.

Otra recomendación es la de evitar las horas centrales del día, en las que el sol está más alto y, por tanto, emite radiación con más fuerza. Trata de no tomar el sol durante esas horas.

Deja una respuesta