El Tomate

El tomate es un vegetal propio de la región mediterránea y de su gastronomía, se consume abundantemente durante los meses de verano por ser su temporada de cultivo. Fresco, resulta idóneo para degustarlo en ensalada, en sopas, gazpachos y zumos. Los excedentes de las cosechas se utilizan para elaborar salsas de las que se pueda disponer el resto del año.

Se trata de una planta de la familia de las solanáceas, y por su particular composición las personas que sufren dolencias articulares no deben tomarlo a diario.

El tomate es considerado tanto una fruta como una hortaliza, y forma parte integrante de la cocina en todo el mundo. El consumo diario de tomate proporciona un gran impulso a la salud además de mejorar el sabor de los alimentos en la cocina.

Las propiedades antioxidantes del tomate y sus beneficios para la salud también están en alimentos procesados como la salsa de tomate y el puré.

Destaca por la cantidad de minerales, vitaminas y agua (en torno a un 94%) que contiene.

Los beneficios para la salud del tomate son conocidos desde hace siglos:

  • Fuente abundante de antioxidantes:
    El tomate contiene gran cantidad de licopeno, un antioxidante muy eficaz contra los problemas del cáncer que causan los radicales libres. Este beneficio se puede obtener incluso de productos de tomate procesados con calor, incluyendo la salsa de tomate.
  • Reduce el colesterol y protege el corazón:
    El licopeno en el tomate previene la oxidación de lípidos séricos, haciendo así un efecto protector contra las enfermedades cardiovasculares. El consumo regular de tomate ha demostrado que disminuye los niveles de colesterol LDL y los triglicéridos en la sangre. Estos lípidos son los principales culpables de las enfermedades cardiovasculares ya que dan lugar a la deposición de grasas en los vasos sanguíneos.
  • Fuente de vitaminas y minerales:
    Un tomate puede aportar alrededor del 40% del requerimiento diario de vitamina C. La vitamina C es un antioxidante natural .También contiene vitamina A y abundante potasio, así como hierro. El potasio juega un papel vital en el mantenimiento de la salud del nervio y el hierro es esencial para mantener la salud de la sangre. La vitamina K, es abundante en los tomates y es esencial en la coagulación de la sangre, que controla el sangrado.
  • Contrarresta el efecto del tabaco:
    Los dos componentes principales de los tomates, el ácido cumárico y el ácido clorogénico, son esenciales en la lucha contra las nitrosaminas que se producen en el cuerpo al fumar y que son los principales agentes cancerígenos en el humo del cigarrillo.
  • Mejora la visión:
    La vitamina A, presente en el tomate ayuda a mejorar la visión, la prevención de la ceguera nocturna y la degeneración macular.
  • Mantiene el intestino sano:
    El tomate mantiene el sistema digestivo saludable y previene contra el estreñimiento y la diarrea. También previene la ictericia y elimina las toxinas del cuerpo.
  • Reduce la hipertensión:
    El consumo diario de tomate reduce el riesgo de desarrollar hipertensión.
  • Alivia la diabetes:
    El consumo diario de tomate reduce el estrés oxidativo en la diabetes tipo 2.
  • Para la piel sana:
    El tomate ayuda en el mantenimiento de dientes sanos, huesos, pelo y piel. La aplicación tópica de jugo de tomate se utiliza para curar quemaduras. El consumo diario de tomate protege la piel contra los rayos UV. El tomate ocupa un lugar destacado en la preparación de productos contra el envejecimiento.
  • Previene las infecciones del tracto urinario:
    la ingesta de tomate también reduce la incidencia de infecciones del tracto urinario.
  • Previene los cálculos biliares:
    El consumo regular de tomate también ayuda a disolver los cálculos biliares.

El consumo diario de tomate cumple con los requerimientos diarios de vitaminas y minerales, y ejerce un efecto protector en el cuerpo.

Deja una respuesta