7 consejos para calmar el estrés de los exámenes

Es tiempo de exámenes, por lo que es normal que en este periodo muchos estudiantes se sientan estresados, cambien de humor con facilidad y se encuentren más alterados que en otra época del año.

Los expertos ofrecen una serie de recomendaciones que pueden ayudarnos a afrontar la época de exámenes.

Una de las más importantes es la planificación. Normalmente son varias las materias que estudiamos, por lo que tendremos que valorar el tiempo que debemos dedicar a cada una de ellas. No todas se nos dan igual de bien, así que deberemos establecer preferencias.

El orden del lugar de estudio no es algo baladí. Disponer de un espacio apropiado para estudiar es crucial para estar relajado y favorecer la concentración. El desorden puede contribuir a que nos distraigamos y a que nos estresemos más al no ser capaces de estudiar de forma adecuada.

Si ya hemos hecho pruebas anteriores podemos hacer un análisis de los fallos que hemos tenido. De esta manera, estaremos preparados si se nos plantean cuestiones similares en los siguientes exámenes.

Es fundamental acudir al examen con la materia muy bien estudiada porque esto nos dará confianza a la hora de enfrentarnos a la nueva prueba.

Cuanto más descansemos la noche anterior mejor. Por ello, es recomendable que durmamos el tiempo necesario y que incluso hagamos alguna actividad de ocio que normalmente nos relaje.

La alimentación no debe dejarse de lado. Al contrario, tomar vitaminas y minerales a través de la ingesta de frutas y verduras es algo que no hemos de olvidar. Igualmente, el día del examen debemos desayunar bien, y aunque este es un hábito que debería estar presente siempre en nuestra rutina alimentaria, en época de exámenes la tenemos que tener aún más presente.

Podemos recurrir también la homeopatía. Esta terapéutica ofrece distintos tipos de tratamientos para calmar los síntomas del estrés. Sedatif, de Laboratorios Boiron, es uno de los medicamentos homeopáticos más empleados para aliviar las manifestaciones más comunes del estrés y los trastornos del sueño asociados.

La ventaja de estos medicamentos es que se pueden compatibilizar con otros tratamientos y son aptos para adultos y niños. Además, no generan dependencia de modo que pueden dejarse de tomar en cualquier momento sin miedo a que generen efecto rebote.

Deja una respuesta