Salud Ocular

Los ojos se mantienen activos desde el momento en que despiertas hasta que te acuestas. Sin embargo, solo les prestas atención si te producen molestias. Requieren de cuidados diarios para evitar infecciones, cansancio o enfermedades más graves.

Disfrutar de un bonito paisaje a tu alrededor o distraerte con una buena película son pequeños placeres que tenemos gracias a la vista pero, ¿cómo la cuidas?. Ten en cuenta algunos consejos para mantener tus ojos sanos.

Revisa tu vista periódicamente

Realizarse un examen visual evita una posible pérdida de desarrollo en la visión, sobre todo en los niños, pues puede traer retrasos en el cole. En adultos se controla el avance de enfermedades que afectan a la visión y el bienestar ocular.

Cuida lo que comes

Una buena alimentación también es importante para la salud de tus ojos. Las vitaminas A y C, así como el magnesio, son fundamentales para el desarrollo de la vista .

Cuida tus gafas

Debes darles el mantenimiento adecuado para que permanezcan como nuevas el mayor tiempo posible.

Hay que limpiarlas en húmedo y con productos específicos para ellas ya que otros productos pueden resultar corrosivos y estropear las lentes. Una lente estropeada hace que se fuerce la vista

Utiliza cristales anti-reflejantes

El anti-reflejante en las gafas no es un lujo, es muy necesario, pues ayuda a que los ojos convivan mejor con las luces artificiales y no se esfuercen en enfocar.

Cuanto más gruesa es la lente, más reflejo se genera. Este reflejo es molesto y hace que el cerebro trabaje de más.

Higiene máxima con las lentillas

Las lentes de contacto requieren de una estricta rutina de limpieza cada vez que te las vas a poner o quitar. De esta manera podemos evitar una infección.

Entre los cuidados a tener en cuenta está el uso de un líquido adecuado para limpiarlas cada vez que se colocan y se retiran, así como guardarlas en un recipiente libre de bacterias al que es recomendable cambiar el líquido a diario.

Debemos cuidar de no dejar ningún residuo de maquillaje y, en general, tener cuidado de llevar protección si vamos a realizar alguna actividad de riesgo, como un deporte o un trabajo en el que se manipulen productos que puedan entrar al ojo.

Utiliza gafas oscuras, incluso en invierno

Incluso cuando la luz del sol no es molesta, nuestros ojos están expuestos a los rayos UV, que desgastan la vista y generan problemas como cataratas, quemaduras de retina u otras enfermedades oculares.

Antes de los 12 años, los niños no tienen desarrollado su sistema de protección y los rayos les dan directamente; por eso es importante que también a ellos se les cuide desde pequeños.

Monitores a distancia

El uso de ordenadores, tablets y televisión hace que los ojos se resientan, pues muchas veces abusamos de estos aparatos y no los usamos de manera correcta.

La televisión la debemos ver a una distancia mínima de dos metros. En el caso del ordenador, la mejor distancia es la de 50 centímetros y de manera lineal, para que el ojo no tenga que acomodarse tanto.

Sobre la iluminación, no es aconsejable utilizar estos aparatos a oscuras, pues eso genera problemas en la graduación y cansancio extremo a los ojos.

Humecta tus ojos

Al igual que la piel, tus ojos necesitan estar hidratados. En caso de que sufras de “ojo seco” procura llevar contigo siempre lágrimas artificiales para mantener los ojos húmedos.

Por la noche, mientras los ojos descansan, también puedes utilizar un gel para conseguir un mayor confort ocular.

Con la edad, más cuidados

Con la edad, hay que aumentar la precaución, pues es cuando suelen presentarse algunas enfermedades relacionadas con los ojos:

  • A partir de los 60 años, el cristalino del ojo se opacifica formando la catarata, que genera una pérdida de visión.
  • En esta etapa, también es frecuente que aparezca hipertensión y/o diabetes, que son enfermedades que pueden ocasionar retinopatías o glaucoma.
  • La pérdida de tonificación muscular puede causar algunos problemas en los párpados que dificulten la visión .

Recomendaciones especiales para el cuidado de los ojos en la tercera edad

  • Hidratar todos los días los ojos mediante lágrimas artificiales .
  • Lavar diariamente los párpados.
  • Controlar regularmente los niveles de azúcar y colesterol en sangre.
  • Practicar ejercicios oculares enfocando de lejos y de cerca alternativamente.
  • Evitar conducir después de la caída del sol o realizar actividades que requieran concentración visual en condiciones de escasa iluminación, cuando el cristalino empieza a opacificarse y se pierde sensibilidad al contraste.
  • Acudir como mínimo una vez al año al oftalmólogo para revisar la visión, especialmente el fondo de ojo, la presión intraocular y el cristalino.

Deja una respuesta