Dolor de espalda

El dolor es el síntoma más frecuente por el que acuden los pacientes a la consulta del médico. Se estima que el dolor está presente en un 53% de las consultas médicas. Se trata de un serio problema sanitario con importantes consecuencias de sufrimiento y deterioro de calidad de vida de los pacientes; consecuencias que afectan a su entorno familiar, laboral y social.

El dolor de espalda es uno de los dolores más frecuentes sufridos por las personas. Suele darse con mayor frecuencia cuando avanza la edad, al tener una condición física pobre, cuando el peso es excesivo, debido a algunos esfuerzos en el trabajo, fumadores, tener otras enfermedades como artritis o cáncer.

El dolor de espalda puede tener muchas causas.

Los problemas relacionados con la mecánica de la espalda misma pueden causar dolor. Por ejemplo: discos lesionados, espasmo, tensión muscular o hernia discal. Las lesiones causadas por esguinces, fracturas, accidentes y caídas pueden derivar también en dolores de espalda.

El dolor de espalda también puede ocurrir junto con algunas otras condiciones y enfermedades tales como: escoliosis, artritis, embarazo, piedras en los riñones, fibromialgia…

Las infecciones, los tumores y el estrés también podrían causar dolores de espalda.

Las mejores medidas preventivas contra el dolor de espalda son:

  • Hacer ejercicio regularmente para fortalecer los músculos de la espalda.
  • Mantener un peso saludable o rebajar si tiene sobrepeso. Para mantener huesos fuertes, necesita ingerir suficiente calcio y vitamina D todos los días.
  • Mantener una buena postura parándose derecho y evitar levantar objetos pesados mientras sea posible. Si tiene que levantar algo pesado, doble las rodillas y mantenga la espalda derecha.

El tratamiento para el dolor de espalda dependerá del tipo de dolor que padezca.

A continuación, describimos algunos tipos de tratamiento para el dolor de espalda crónico:

Compresas calientes o frías (o ambas)

Las compresas calientes o frías pueden aliviar la rigidez y el dolor de espalda. El calor reduce los espasmos musculares y el dolor. El frío ayuda a reducir la hinchazón y adormece el dolor profundo. Usar compresas calientes o frías puede aliviar el dolor, pero este tratamiento no corrige las causas del dolor de espalda crónico.

Ejercicio

El ejercicio adecuado puede aliviar el dolor de espalda crónico, pero debe evitarlo en casos de dolor agudo. Su médico o fisioterapeuta puede recomendarle ejercicios adecuados para su caso.

Medicamentos

Los siguientes tipos de medicamentos se usan para el dolor de espalda:

  • Analgésicos tópicos como cremas, ungüentos y bálsamos que se aplican a la piel sobre el lugar donde siente dolor.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), que reducen el dolor y la hinchazón.
  • Medicamentos antiinflamatorio esteroideos (corticoides), reducen el dolor y la inflamación.
  • Suplementos con vitaminas del grupo B, como B1, B6 y B12 ayudan a reducir los dolores musculares, se trata de un buen tratamiento coadyuvante.

Cambios de conducta

Usted puede aprender a levantar, empujar y cargar sin esforzar tanto la espalda. Hacer cambios en la forma en que hace ejercicios, descansa o duerme también puede ayudar a disminuir el dolor de espalda. Dejar de fumar y llevar una dieta saludable también le puede ayudar.

Tratamientos de medicina alternativa y complementaria

Cuando el dolor de espalda se vuelve crónico o cuando otros tratamientos no lo alivian, algunas personas prueban tratamientos complementarios y alternativos. Los más comunes son:

  • Acupuntura. Esta práctica china usa agujas delgadas para aliviar el dolor y devolver la salud. La acupuntura puede ser eficaz cuando se utiliza como parte de un plan integral de tratamiento para aliviar el dolor de espalda.
  • Acupresión. Un terapista ejerce presión sobre ciertos puntos del cuerpo para aliviar el dolor. La acupresión como tratamiento contra el dolor de espalda no se ha estudiado lo suficiente.

Deja una respuesta