La alimentación en otoño

Hoy en día cuidar nuestra alimentación no solo significa preocuparnos por una alimentación sana y saludable, sino también saber adecuar nuestros hábitos alimentarios a la estación en la que estamos, ya que es fundamental para nuestro organismo.

Esto significa que nuestra alimentación es fundamental en cada época estacional en la que estamos. Por poner un ejemplo, en verano es recomendable seguir una alimentación rica en frutas frescas y sopas frías como el gazpacho, el salmorejo, etc., que nos refresquen y nos aporten las vitaminas y minerales imprescindibles además de ayudarnos a calmar el calor y la sed.

Pero en otoño con la llegada de los primeros fríos (este año aunque no lo parezca por la climatología que todavía tenemos) cambias ciertos hábitos, como el cambio de nuestro vestuario, guardando la ropa ligera y sacando del armario las prendas de abrigo, es el momento de hacer algunos sencillos cambios en nuestra forma de comer para estar en consonancia con la estación y que nuestro organismo no note estos cambios de forma acuciada.

Es en estos meses cuando puede aparecer la denominada como depresión otoñal (conocida también como astenia otoñal), y en este sentido cuidar la alimentación en otoño resulta una característica fundamental.

Alimentos de temporada otoñal

Cuidar la alimentación en otoño

A continuación os hacemos una relación de los alimentos que nos van a permitir adaptarnos con éxito a la nueva estación. Podemos aumentar con frecuencia el consumo de todos ellos en esta época del año.

Es sumamente útil optar por las deliciosas frutas del otoño, que se caracterizan porque poseen las vitaminas y minerales imprescindibles para que el otoño y, sobretodo, el cambio de estación no nos afecten tanto.

En este tiempo nos encontramos con frutas como las uvas, los higos, la papaya, el caqui o las mandarinas.

Optar por frutas ricas en vitamina C (como las mandarinas o los pomelos), nos ayudan a aumentar las defensas, y nos protegen contra la gripe (remedios caseros para la gripe) o los resfriados (remedios caseros para los resfriados).

Las verduras como las alcachofas, berenjenas, calabazas o coliflores son tan beneficiosas e ideales como las frutas nombradas en líneas anteriores, porque además de contar con muy pocas calorías, ejercen una acción tonificante y antioxidante.

Con estas pautas generales vamos a conseguir estar en sintonía con el ambiente que nos rodea y disfrutar de la salud como sensación de bienestar.

Deja una respuesta