Nutrición y tabaco. ¿Comen peor los fumadores?

Aunque el mensaje es claro, “lo más conveniente es dejar de fumar”… no siempre es posible o estamos en el mejor momento para hacerlo.

Si todavía no estás preparado para echar la última calada, deberías tener en cuenta que otros factores en tu vida pueden contrarrestar los perjuicios que supone el consumo de tabaco en tu salud.

El seguimiento de estos hábitos te ayudará en la lucha frente a las diversas enfermedades que se asocian al tabaquismo.

¿Cómo el hecho de fumar puede afectar en la elección de distintos hábitos saludables?

El consumo de tabaco, en sí mismo, se relaciona con otros hábitos inadecuados. Los fumadores son más propensos que los no fumadores en:

  • Hábitos dietéticos inadecuados.
  • No dormir lo suficiente.
  • No hacer suficiente ejercicio o ser físicamente inactivos.
  • Evitar visitas a los proveedores del cuidado de salud.

Fumar no sólo incrementa el riesgo de serios problemas de salud como el cáncer o la enfermedad cardiovascular, también se asocia con el implemento de patrones no saludables en la rutina diaria, otra barrera añadida para alcanzar un estado de salud óptimo.

Si por ahora no actúas desde el tabaco como factor de riesgo de tu salud, ¿Por qué no actúas a otro nivel? Actividad física o alimentación son dos factores a tener en cuenta en un estilo de vida saludable.

Algunos estudios muestran cómo existen diferencias en el seguimiento de un estilo de vida sano entre fumadores y no fumadores, siendo los primeros más sedentarios, más despreocupados acerca de su salud, incluyendo una dieta más desequilibrada.

¿Que parte de la dieta falla más en individuos fumadores?

Normalmente el consumo de tabaco se asocia con una menor ingesta de frutas, verduras, cereales integrales y productos lácteos, así como un mayor consumo de grasa total, saturadas, grasas de procedencia animal y colesterol.

Además también se relaciona con un mayor consumo de café y alcohol, los cuales aumentan los efectos negativos del tabaquismo.

Dieta y nutrientes varían en fumadores por distintos factores:

Frutas y verduras

  1. Por un lado el gusto de los fumadores está alterado. Disfrutan menos de los alimentos, y por ello puede que su dieta sea menos equilibrada y variada. Al dejar de fumar, recuperan de nuevo el sabor, de manera que esto puede asociarse con un aumento de peso.
  2. La nicotina influye en nuestra sensación de hambre, de manera que la ingesta en fumadores es menor que en aquellos que no lo son. Consumen menos alimentos, y suelen tener índices de masa corporal más bajos. Esto no se traduce en un mejor estado de salud, ya que por ejemplo, estos individuos tienen más dificultad en llegar a los requerimientos de vitaminas y minerales diarios.
  3. Por otro lado, el estado nutricional de los fumadores se encuentra alterado no sólo por su elección en los alimentos que consumen de manera habitual, si no porque la propia disposición de los nutrientes en el cuerpo es diferente en estos individuos. El tabaco está compuesto por distintos ingredientes que al entrar en contacto en nuestro cuerpo alteran su disponibilidad, y en iguales condiciones de ingestas los fumadores pueden presentar menores niveles en suero de esos nutrientes.

En relación a los macronutrientes:

Se asocia una alteración en la ingesta y en la absorción, síntesis y metabolismo de los ácidos grasos en individuos fumadores que consumen alcohol. Además esta diferencia se acentúa con un mayor número de cigarrillos.

Deberían tener en cuenta esto a la hora de elegir los alimentos en su dieta y el tipo de grasa que les proporcionan. Fomentar el consumo de grasas monoinsaturadas y omega 3 es una buena medida.

Micronutrientes y antioxidantes

El consumo de tabaco se traduce en el organismo en una mayor producción de radicales libres y estrés oxidativo que se han de contrarrestar mediante los mecanismos antioxidantes de los que dispone nuestro cuerpo.

Vitamina C: La vitamina C es la única claramente recomendada en fumadores, y está aconsejado el aumento de su consumo en este colectivo. Los niveles de vitamina C se ven en gran parte reducidos. Debido a ello se aconseja aumentar el consumo de esta vitamina, ya sea a través del cuidado de la dieta, o mediante una suplementación diaria para asegurar unos niveles adecuados.
Vitamina E: existe una mayor deficiencia de esta vitamina en individuos fumadores. Su suplementación puede paliar daños cardiovasculares.
Folatos: los niveles en fumadores son más bajos en suero, eritrocitos y mucosa bucal, obteniéndose valores normales en fumadores si se triplica su consumo respecto a las cantidades recomendadas en no fumadores. Por ello, se puede aconsejar aumentar su ingesta mediante verduras, hortalizas y frutas o mediante suplementos.
Calcio: la ingesta de calcio suele ser menor en fumadores. Por otro lado suele producirse una menor absorción de este elemento que junto con un menor peso favorece la aparición de osteoporosis o fracturas.
Carotenoides: no se consideran nutrientes. En estudios se muestra que las concentraciones séricas de estos compuestos son más bajas en consumidores de tabaco. Sin embargo, no se aconseja tomarlos de forma masiva en fumadores pues puede ser perjudicial.
Selenio y zinc: el cadmio presente en el tabaco puede disminuir la presencia de estos dos elementos.

Voy a seguir fumando, ¿Hay algún cambio para mejorar el estado de mi salud?

  • Limitar el consumo de alcohol: las estadísticas son claras, tabaco y alcohol en muchos casos van de la mano. Los perjuicios de ambas drogas se potencian, teniendo efectos negativos
  • Cuidar el estrés: tabaco, ansiedad, exceso de café…Quizás merece la pena parar un momento
  • Cambiar hábitos dietéticos
  • Tomar suplementos
  • Hacer más deporte

Voy a seguir fumando

No se pueden dar dosis masivas de vitaminas a todos los fumadores pues no sería prudente, pero si es conveniente vigilar los hábitos dietéticos y corregir si existen posibles deficiencias.

Para ello puedes tomar suplementos o elegir alimentos con un mayor contenido de estos minerales y vitaminas. En farmacias Trébol dispones de un servicio gratuito de Nutrición y Dietética para los clientes Trébol Plus, al que puedes pedir cita desde el siguiente enlace:

 Consulta Saludable

Los fumadores pueden obtener grandes beneficios si mejoran su dieta. La incorporación de más frutas y vegetales y el comienzo de una rutina de ejercicio regular, junto incluso la inclusión de complementos vitamínicos en su dieta pueden mejorar su calidad de vida.

Todos estos pasos son importantes, pero la mejor zancada para proteger tu cuerpo del daño causado por fumar es no hacerlo.

¡Que acabe enero no implica que dejes atrás tus propósitos de año nuevo!

Otros enlaces de interés:

Deja una respuesta