Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad ósea que se caracteriza por una disminución de la densidad del tejido óseo y tiene como consecuencia una fragilidad exagerada de los huesos.

El hueso es menos resistente y más frágil de lo normal, tiene menos resistencia a las caídas y se rompe con relativa facilidad tras un traumatismo, produciéndose fracturas o microfracturas.

La osteoporosis no provoca síntomas y suele pasar desapercibida, motivo por el cual se la ha denominado «la epidemia silenciosa». Las manifestaciones clínicas de la osteoporosis aparecen como consecuencia de sus complicaciones: las fracturas. Sin embargo, existe el error extendido de considerar que la pérdida de masa ósea provoca dolores musculoesqueléticos.

La OMS la define en mujeres como una densidad mineral ósea menor o igual de 2,5 desviación estándar por debajo de la masa ósea promedio de personas sanas de 20 años, medida por densitometría ósea. La densidad mineral de los huesos se mide mediante una prueba médica que se llama densitometría ósea.

Cualquier persona puede padecer Osteoporosis. Sin embargo, existen unos factores de riesgo que predisponen a desarrollarla:

  • Tener antecedentes familiares de fractura de cadera.
  • Mujeres, sobre todo, después de la menopausia.
  • Haber tenido fracturas después de los 50 años.
  • Poseer un índice de masa corporal menor a 20.
  • Consumir tóxicos, como el alcohol o el tabaco.
  • Tratamientos prolongados con medicamentos como corticoides, antiepilépticos u hormonas tiroideas

Estos factores unidos a la edad ayudan a determinar qué personas tienen más riesgo de desarrollar osteoporosis.

En el caso de sospecha por pertenecer a uno de los grupos de riesgo, lo más conveniente es acudir al médico, para que él valore la situación.

PREVENCIÓN

La prevención de la Osteoporosis se realiza a través del cambio de hábitos, siempre bajo la supervisión de un especialista.

Los consejos principales para detener el avance de la Osteoporosis y prevenir las fracturas son:

  1. Tomar una dieta rica en calcio. Los alimentos más ricos son los lácteos, los pescados azules y los frutos secos. Cada edad y situación personal tiene unas necesidades específicas de calcio.
  2. Prevenir las fracturas. Un entorno seguro en el hogar y la máxima precaución en la calle, así como una correcta educación postural, son necesarios para evitar las fracturas.
  3. Realizar actividad física evitando el sedentarismo. Para cada persona hay un tipo de ejercicio adecuado. Además, hay ejercicios especialmente recomendados para personas con Osteoporosis. También deben tenerse en cuenta correctas normas posturales a la hora de realizar las actividades diarias, evitando sacudidas, golpes y torsiones excesivas.

Deja una respuesta