La importancia de un buen sueño

La Asociación Mundial de Medicina del Sueño celebra el Día Mundial del Sueño el Viernes 20 de Marzo de 2015. Durante este día se realizarán diversas actividades en todo el mundo con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre los trastornos del sueño, y de promover la prevención y la educación de un problema que afecta a la salud y a la calidad de vida del 45% de la población mundial.

¿Por qué dormir bien es importante para nuestra salud?

No solamente importa la cantidad de tiempo que pasamos durmiendo, también es importante la calidad del sueño.

  • Mantiene tu corazón saludable: La falta de sueño se ha asociado con el empeoramiento de la presión sanguínea y el colesterol, los cuales son factores de riesgo para cardiopatías y infartos.
  • Reduce el estrés: Cuando tu cuerpo tiene carencia de sueño, entra en una situación de estrés. Esto origina un aumento de la presión de la sangre y de la producción de hormonas de la fatiga.
  • Reduce el hinchazón: El hinchazón está considerado como una de las causas del deterioro de nuestro cuerpo a medida que envejecemos.
  • Refuerza tu memoria: Durante el sueño sucede un proceso llamado consolidación de la memoria.
  • Puede ayudarte a perder peso: Se ha descubierto que las personas que duermen menos de siete horas, tienen más predisposición al sobrepeso o a la obesidad.
  • Reduce el riesgo de sufrir depresión: El sueño tiene efecto sobre muchas de las sustancias químicas de tu cuerpo, incluyendo la serotonina. Las personas con deficiencia de serotonina están más expuestas a sufrir depresión.
  • Ayuda al cuerpo a su reparación: Dormir es el tiempo que utiliza tu cuerpo para reparar el daño causado por el estrés, los rayos ultravioletas y otras exposiciones perjudiciales.

Problemas de salud relacionados con el sueño

«Consecuencias de dormir poco»

  • Disminuye la concentración: cuando pasamos mucho tiempo sin dormir, nos encontramos con una fatiga física y mental, que nos hace casi imposible la concentración. A nivel psicológico, la falta de sueño nos produce poca memoria y capacidad de retención.
  • Problemas con el ánimo y el humor: las personas que duermen poco suelen tener problemas anímicos y cambios de humor, además de ciertos problemas emocionales. En pocos minutos, alguien que duerme poco puede tener bruscos cambios en el humor, lo que puede acarrear situaciones violentas tanto para quien sufre la falta de sueño, como para quienes lo rodean.
  • Falta de energía y motivación: la falta de sueño y cansancio es sinónimo de falta de energía. Dormir poco y sentirte al día siguiente cansado va a quitarte la motivación.
  • Dolores: además de todo el dolor y la angustia que nos puede provocar cualquiera de las situaciones anteriores, el dolor se vuelve físico y pueden producirse dolores musculares y de cabeza.

«Consecuencias de dormir mucho»

Dormir en exceso provoca en nuestro cuerpo un estado de letargo perjudicial para nuestra actividad diurna. Nuestras acciones habituales se ralentizan y nuestro organismo se vuelve más lento, al igual que nuestra capacidad cognitiva y de respuesta. Incluso podemos llegar a sentirnos más cansados y con menos ganas de afrontar el día a día.

Además, el exceso de sueño tiene otros efectos como la sensación que durante el día se cierran los ojos sin poder controlarlo. Es fácil quedarse dormido en el trayecto de casa al trabajo, frente al escritorio…, dicho problema se acentúa cuando se empieza a rendir menos en las actividades personales y laborales cotidianas.

10 consejos para un buen sueño

  1. Procura fijar un horario para dormir: ir a la cama y levantarse a la misma hora cada día.
  2. El ejercicio es recomendable, pero es preferible no realizarlo demasiado tarde en el día: haz por lo menos 30 minutos casi todos los días, pero no más tarde de 2 a 3 horas antes de acostarse.
  3. Evita la cafeína y la nicotina: café, refrescos de cola, té, chocolate y otras bebidas contienen cafeína, y sus efectos pueden durar 8 horas hasta desaparecer por completo. La nicotina también es un estimulante, causando a menudo que los fumadores duerman solo ligeramente.
  4. Evita las bebidas alcohólicas antes de dormir: La ingesta excesiva de alcohol puede contribuir a la alteración en la respiración durante la noche. Además, las personas tienden a despertarse en medio de la noche cuando los efectos del alcohol han pasado.
  5. Evita las comidas abundantes: Una comida pesada, sobre todo justo antes de dormir, puede causar que no se digiera fácilmente, por lo que es posible que interfiera en el sueño.
  6. Procura no dormir la siesta al final de la tarde: La siestas pueden ayudar a recuperar el sueño perdido, pero si se realizan al final de la tarde, será más difícil conciliar el sueño por la noche.
  7. Relájate antes de acostarte: Programa tu día de modo que te de tiempo para relajarte. Una actividad relajante, como leer o escuchar música, debe ser parte de tu ritual antes de dormir.
  8. Date un baño caliente antes de dormir: El descenso de la temperatura corporal después de salir del baño puede ayudar a sentirse somnoliento, y el baño puede ayudar a relajarte antes de dormir.
  9. Adecua un buen ambiente para dormir: En tu habitación retira y evita cualquier cosa que pueda quitar el sueño, tales como ruidos, luces y temperaturas cálidas; dormirás mejor si la temperatura de la habitación se mantiene fresca. Si cuentas con un colchón y una almohada confortable, te ayudará a disfrutar de un sueño reparador.
  10. Consulta a un profesional de la salud si continúas teniendo problemas para dormir: Si te resulta difícil conciliar o mantener el sueño, y te sientes cansado durante el día, puedes tener un trastorno del sueño. El médico de familia o especialista te orientará y te dará su mejor opinión. Además, es importante descartar otros problemas de salud o emocionales que te puedan perturbar el sueño y afectar a tu salud.

Deja una respuesta