LOADING CLOSE

Formulación Magistral

Formulación Magistral

El inicio de la preparación de medicamentos industriales (especialidades farmacéuticas) comenzó en el S.XIX, alcanzando hoy día una calidad indiscutible, pero la industria farmacéutica trabaja en base a pacientes y tratamientos muy estandarizados.

Existen pacientes que necesitan medicamentos adaptados a sus necesidades y que la industria no fabrica. La solución la ofrece la formulación magistral, que permite crear medicamentos individualizados.

Los Preparados Oficinales son aquellos medicamentos elaborados y garantizados por un farmacéutico o bajo su dirección.

El Preparado Oficinal es dispensado en la oficina de farmacia, enumerado y descrito por el Formulario Nacional y está destinado a su entrega directa a los enfermos a los que abastece dicha oficina de farmacia.

Son pues medicamentos para los que no se requiere receta médica y se usan para el tratamiento de síntomas menores.

Una Fórmula Magistral es un medicamento destinado a un paciente en concreto e individualizado que, por diferentes razones, no puede ser tratado con una especialidad farmacéutica. Para su elaboración es obligatoria una receta médica que será exigible para la dispensación en cualquier oficina de farmacia.

En la terapéutica actual, la prescripción y elaboración de un medicamento a la medida del paciente puede ser la mejor opción cuando:

  • El medicamento estándar sólo está disponible a ciertas dosis, y se necesita en otra dosis distinta.
  • Se necesita en una forma de administración que no está disponible comercialmente.
  • Se ha dejado de fabricar por razones comerciales.
  • Es necesario adaptar el sabor (por ejemplo en determinadas soluciones pediátricas)
  • Debe elaborarse según una fórmula especial (sin aditivos, sin colorantes, sin lactosa, etc…)

El Real Decreto 175/2001, establece las normas que se deben respetar en la elaboración de cualquier fórmula magistral o preparado oficinal, y describen las condiciones mínimas que debe reunir el personal, los locales, el utillaje, la documentación, los materiales, la elaboración, el control de calidad y la dispensación de la formulación magistral, además de constituir las exigencias legales vigentes en esta materia. Estas normas se conocen como Normas de Correcta Fabricación (NCF) Good Manufacturing Practices (GMP).

Algunas de las Fórmulas Magistrales más habituales son soluciones antialopécicas, cápsulas antialopécicas , jarabes/soluciones orales de omeprazol o ranitidina, cremas despigmentantes y soluciones de sulfato de cobre o de sulfato de zinc,…

Deja una respuesta